Si las empresas

…generasen buenos contenidos, no tendrían que pagar por anuncios fáciles de bloquear.

Generar contenido de calidad significa convertirse en mensajero de lo que se hace. Implica ser transparente y tratar el cliente como un ser humano. Conlleva recuperar un modelo de comercio donde yo te digo quién soy y qué hago y tú decides si fiarte o no. No habrás venido a mí porque haya forzado tu atención, sino porque tenías una necesidad y me encontraste.

Si las empresas se tomasen en serio el contenido, no tendrían una web con cuatro archivos PDF y notas de prensa obsoletas, sino sitios vivos donde trabajadores y productos hablan por sí mismos, donde cuentan una historia. Si existes, si trabajas, produces contenido. Muéstralo. Déjame entrar en tu taller. Enséñame cómo trabajas. No seas opaco.

“[Corporate] sites should not be sales-driven but should focus on customer support and service, including detailed product specs and supporting information to facilitate the buying process. In other words: help customers buy; don’t try a hard sell” —Nielsen (1997)

¿No sabes producir contenido? Lo dudo: ser es mejor que SEO. Si quieres, pide a alguien que le eche un vistazo a la usabilidad de tu sitio, contrata a personas que sepan escribir y produce vídeos virales molones. Pero, por encima de todo, haz el ejercicio de preguntarte por qué estás aquí y estás vendiendo lo que vendes. Y luego cuéntaselo al mundo.

En un panorama en el que las empresas ya no pagan por anuncios en los medios, estos aún pueden prosperar como moderadores, filtros o guías. Su valor será evidente tanto para quien vaya a pagar por ellos como para quien sea el objeto de la conversación. En lugar de escribir para atraer tráfico, escribe para explicar, informar y ayudar. Al final la gente apoquinará.

De lo que se trata, al final, no es de matar medios o bloquear anuncios, sino de recuperar una relación directa y honesta entre quien vende y quien consume. Y la mejor manera de tender ese puente es a través de una comunicación de calidad.